Cerré los Ojos

martes, mayo 12, 2015 Vanesa Sanmartín 0 Comments




Cerré los ojos
y por un momento
sentí tu mano
acariciando mi cara,

me embriagué de tu perfume
como antaño,
y oí el susurro
de tus palabras.

Pero abrí mis ojos
y no estaban
ni tu tacto,
ni tu aroma,
ni tu voz.

Y volví a cerrar mis ojos,
pero no apareciste

0 comentarios:

Trenes

martes, mayo 12, 2015 Vanesa Sanmartín 0 Comments





Hacía tanto tiempo que ese sentimiento le acompañaba, que no alcanzaba a recordar cuándo se había acomodado en la suela de sus zapatos.

La bruma de la desesperación ya había impregnado cada recoveco de su alma. La soledad había succionado todo el aire de sus pulmones.
Se sentía sin vida, sin aire, sin nada...
Sabía que ya no formaba parte del mundo. Que el mundo ya no formaba parte de él.

Así que ese día ya no lo soportó más.

Caminó con paso firme hacia el andén hasta que una marea de individuos sin rostro comenzó a dificultar su avance. Pero eso no le importó. No había prisa, tenía todo el tiempo del mundo: todo se iba a terminar...

Los trenes pasaban con puntualidad británica. No sabía a donde se dirigían pero tampoco le importaba. Permaneció un tiempo indeterminado con la mirada perdida, hasta que sus ojos se enfocaron en uno elegido al azar: ese sería el que acabaría con su infeliz existencia.

Avanzó hasta la altura de la vía. Por un momento se permitió dudar acerca de su decisión. La pregunta de si aquello estaría bien o mal apareció como un rayo en su mente, pero como un rayo también se fue. Era la única solución a sus problemas, iba a hacer lo que necesitaba hacer.

El tren se puso en marcha. No había más tiempo. Cerró los ojos y dio un paso hacia delante. Todo se había acabado....


Cuando abrió los ojos de nuevo apareció ante él un asiento vacío. Ese sería su compañero hacia donde el destino quisiera llevarle. Su único equipaje: la esperanza de una vida mejor.

0 comentarios:

Sueños

jueves, mayo 07, 2015 Vanesa Sanmartín 0 Comments





Sueños dulces,
de los bosques encantados habitantes;
sueños tiernos,
que esconden las frases de los amantes;
sueños esperados,
en andenes, aeropuertos y paradas;
sueños malheridos,
que encontraron la cura de sus llagas.

Sueños inacabados,
florecidos en canciones y poemas;
sueños encantados,
atrapados en noches de luna llena;
sueños enloquecidos,
que luchan por volver a la cordura;
sueños arropados,
en el regazo de la clara luna.

Sueños incansables,
alimentados por historias y leyendas;
sueños misteriosos,
que andan escondidos tras las puertas;
sueños victoriosos,
ganadores de medallas y trofeos;
sueños perseguidos,
protegidos por los brazos de Morfeo.

Sueños escondidos,
encontrados por aquel que los añora;
sueños embriagadores,
que envuelven al mundo con su aroma;
sueños cálidos,
impasibles ante el viento y ante el frío;
sueños infinitos,
como los tuyos, como los míos.


(Incluido en la I Convocatoria de Relato y Poesía "Tornados de Tinta" que puedes descargar gratuítamente en ESTE ENLACE)

0 comentarios: