Versionando a Becquer

viernes, septiembre 09, 2016 Vanesa Sanmartín 0 Comments





Pasaba arrolladora en su hermosura
y el alma me arranqué
para que siga su estela danzante
por donde quiera que viaje su ser.

Como una roca me quedé sin alma,
vacío, y sin poder
rozar su tenue rostro con mi mano
y decirle cuan hermosa es.

0 comentarios: